jueves, 2 de diciembre de 2010

La NASA anunció el hallazgo de una bacteria que abre la puerta a la existencia de vida extraterrestre

El anuncio significa que se ha descubierto una ¨nueva forma de vida¨, ya que hasta ahora no se podía concebir el hecho de que un organismo vivo exista en un ambiente altamente tóxico en el cual el arsénico formaba parte.
La NASA destaca que esta nueva forma de entender la vida puede hacer llegar a la conclusión que la misma puede existir en cualquier ambiente, inclusive en cuerpos celestes que habían sido descartados hasta ahora. Sin ir más lejos, en Marte podría vivir esta bacteria descubierta en el lago Mono, California.
Dentro del Sistema Solar existen varios candidatos a albergar vida, y este descubrimiento les da más chances ya que la adaptación a ambientes hostiles es posible.
Titán, la Luna de Saturno, con sus lagos de metano y su particular ambiente podría ser un nuevo mundo digno de albergar vida, así como Encelado, otra luna de Saturno que tiene un océano líquido interno y Europa, en Júpiter, con iguales características son las nuevas esperanzas de descubrir lo que es casi un hecho: Si hay vida fuera del Planeta Tierra.

Resumiendo:
Este hallazgo, podría cambiar la forma como hasta ahora hemos concebido a la vida y la posibilidad de que ésta pueda existir más allá de la Tierra, en lugares que carecen de los elementos esenciales para la vida.


Detalles del anuncio de la NASA:
Científicos estadounidenses hallaron en los sedimentos del lago Mono en el estado norteamericano de California una bacteria que se puede alimentar de arsénico, informaron los especialistas en la revista estadounidense "Science".

Las bacterias metabolizan este metal pesado tóxico y lo incorporan en grasas, proteínas y hasta en su genoma, en lugar del fósforo, consignó la agencia DPA.

De esta manera, los científicos estadounidenses demostraron por primera vez que un componente central de todos los seres vivos puede ser reemplazado por otro elemento.

"Esta investigación nos recuerda que la vida, tal como la conocemos, puede ser mucho más flexible de lo que suponemos normalmente o de lo que nos imaginamos", dijo Felisa Wolfe-Simon del Instituto de Astrobiología de la agencia espacial estadounidense NASA en un comunicado de la Universidad Estatal de Arizona.

"Si algo aquí en la Tierra puede hacer algo tan inesperado, ¿qué más puede hacer la vida, que no hayamos visto aún?", preguntó.

Mono Lake, en California. Lugar de este histórico hallazgo para la Ciencia

El fósforo, junto con el carbono, el hidrógeno, el nitrógeno, el azufre y el oxígeno, integra el grupo de seis elementos que son esenciales para la vida, al menos en la forma que es conocida hasta ahora.

El equipo encabezado por Wolfe-Simon se propuso como objetivo determinar si la vida también puede funcionar con otras sustancias. Los especialistas se concentraron en su estudio en el arsénico, porque desde el punto de vista químico es muy similar al fósforo.

Justamente esta similitud es el motivo por el cual el arsénico es tan tóxico para la mayoría de los seres vivos. El metabolismo no puede diferenciar a ambos elementos en su forma biológica activa, por lo que el arsénico es asimilado en lugar del fósforo, haciendo que queden interrumpidos procesos bioquímicos fundamentales.

Wolfe-Simon y colegas cultivaron en el laboratorio bacterias halladas en el sedimento del lago Mono, muy salado y con gran cantidad de arsénico.

Los expertos elevaron gradualmente la concentración del arsénico en el medio de cultivo, que carecía de fósforo.

Al final del experimento quedó una especie de bacteria que podía sobrevivir en esas condiciones y hasta crecer. Los científicos identificaron a este organismo como perteneciente a la cepa GFAJ-1 de la familia de las halomonas.

Los investigadores comprobaron que las bacterias usaban en su metabolismo el arsénico, con el que reemplazaban el fósforo faltante.
Calificación:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escriba aquí su opinión o comentario.