martes, 29 de septiembre de 2015

El Museo Nacional de Bellas Artes con flamante fachada y nuevas salas

Recientemente finalizó un importante plan de obras de restauración del emblemático Museo Nacional de Bellas Artes –MNBA-, devolviéndole a la fachada su flamante color original elegido por el Arq. Alejandro Bustillo. Asimismo se amplió sustancialmente la capacidad de exhibición con la reinauguración de múltiples salas. En este marco y dentro de su programa de responsabilidad social de apoyo al patrimonio cultural y al arte, la firma de pinturas Tersuave participó de los trabajos de puesta en valor, colaborando con el pintado de la envolvente exterior en su totalidad, así como en el mantenimiento de las salas.

El emblemático Museo Nacional de Bellas Artes de la ciudad de Buenos Aires, ubicado en Av. Del Libertador 1473 –CABA-, es uno de los museos más importantes de Latinoamérica, contando con la mayor colección de arte argentino del país. Fue inaugurado en 1896, pero su actual sede data del año 1933, en un edificio de 1870, que funcionaba originalmente como la antigua Casa de Bombas -perteneciente a los establecimientos Recoleta de Obras Sanitarias de la Nación- y que fue remodelado por uno de los arquitectos más relevantes del país, Alejandro Bustillo. Recientemente, se terminó un nuevo plan de obras de puesta en valor del Museo, que abarcó la totalidad de su envolvente exterior, así como también la refuncionalización de 18 salas, ampliando la capacidad de exhibición en un 78%. Dentro de su programa de responsabilidad social, con un fuerte compromiso y apoyo a la cultura y las artes en ciudades de todo el país, la firma de pinturas Tersuave tuvo una importante colaboración en las obras de restauración. Tras grandes trabajos de cateos, donde también participaron especialistas del Área de Patrimonio Edilicio, perteneciente a la Dirección Nacional de Patrimonio y Museos -Ministerio de Cultura de la Nación- y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial –INTI-, se establecieron las pautas cromáticas para el pintado de la envolvente exterior del edificio, devolviéndole su color original elegido por Alejandro Bustillo. El color empleado en la fachada es de la carta de la colección Vanguardia de Tersuave, denominado 2197 D – Carrot Cake. Tersuave colaboró además en el mantenimiento de las salas de exhibición, para lo cual aportó sus productos Frentes Impermeabilizante y Lavable Interior, en diversos colores.

Esta acción se suma a un centenar de colaboraciones de puesta en valor en obras como la Casa Curutchet de La Plata del maestro Le Corbusier -actualmente postulada para Patrimonio Mundial de la UNESCO-, y el Centro Cultural Recoleta, así como el patrocinio en eventos ligados a la cultura arquitectónica, como la Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires BA15.
Calificación:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escriba aquí su opinión o comentario.