martes, 10 de mayo de 2016

Palacio Biol: El rescate de un palacio veneciano escondido en la zona de Congreso

El Palacio Biol se inauguró en 1927 sobre Rivadavia al 1700; en los 40, Eva Perón tuvo allí su despacho; tras años de deterioro, se restauraron murales, escaleras y cielorrasos; hay visitas guiadas

Luego de décadas de saqueos y abandono, expertos en patrimonio rescataron un lujoso y poco conocido edificio de estilo veneciano situado frente a la plaza Congreso: el Palacio Biol, ex sede del Instituto Biológico Argentino y que también alojó el despacho de Eva Perón en los años 40. La valiosa construcción, donde hoy funciona la Auditoría General de la Nación, se destaca sobre la avenida Rivadavia al 1700 por su imponente campanario y su reloj, creados en 1927 con la intención de copiar la Torre del Moro de la plaza San Marcos de Venecia.

Gracias a un equipo de especialistas argentinos, que trabajó con el asesoramiento del Centro Il Restauro di Roma y de la Universidad Torcuato Di Tella, la puesta valor en de este "palacio vertical" de 10 pisos logró el premio a la mejor intervención en obras localizadas en el casco histórico de Buenos Aires, otorgado por la Sociedad Central de Arquitectos. Se recuperaron escaleras revestidas en mármol botticino, murales, pilastras, cielorrasos con detalles de dorado a la hoja, tallas de querubines en bronce, farolas, óleos, pisos de madera originales y toda una construcción que llama la atención por sus terminaciones, un diseño del milanés Atilio Locati.

"Cuando comenzamos con las tareas fue como encontrarnos con un animal herido. Durante años el edificio se había deteriorado, se habían perdido parte de los recubrimientos exteriores e interiores, se había arruinado el mobiliario, había pinturas valiosas tapadas y hasta piezas originales desaparecidas", dijo el arquitecto Pablo Ramírez, a cargo de la obra, que incluyó en primer lugar el rastreo de archivos y planos históricos, algunos de los cuales habían sido deliberadamente escondidos. El objetivo de su equipo era replicar o restaurar las piezas originales, realizadas en estilo neorrenacentista por reconocidos maestros artesanos italianos vitralistas, estucadores, carpinteros, herreros y marmoleros.

Si bien el Palacio Biol fue creado para la investigación y elaboración de fármacos nacionales, en 1948 lo expropió el Estado para convertirlo en sede del Instituto Nacional de Previsión Social. Según algunos historiadores, muchas de las tareas del instituto eran atendidas personalmente por Eva Perón en el Salón de Acuerdos del primer piso. Con posterioridad, en el edificio funcionaron la AFIP, la DGI y la Anses. Finalmente, en 1997 fue destinado a la Auditoría General de la Nación, organismo que lanzó un plan integral de renovación y restauración.


Luego de casi dos décadas de trabajos, demorados por problemas que incluyeron la estafa de un contratista y el robo de 20 cajas de vitrales originales, los arquitectos lograron finalmente que el edificio recuperara la mayor parte de sus características palaciegas. Entre las obras de arte recuperadas se destacan Marouflage, el cielorraso de la entrada, del muralista Nazareno Orlandi; El árbol de la vida, del reconocido Salvino Tofanari, pintado en el balcón del primer piso con la leyenda Labor Omnia Vincit (el trabajo todo lo vence), que había sido tapado bajo varias capas de pintura, y Los querubines de bronce, de Michele Vedan.

Pero lo que caracteriza al edificio es el imponente conjunto escultórico que lo remata en lo alto: pesa más de cuatro toneladas y tiene dos grandes figuras de bronce y hierro de 3,5 metros. Son dos hombres que parecen estar a punto de golpear una campana, colocada sobre un reloj de 2,5 metros de diámetro con un mecanismo formado por un contrapeso de 500 kilos que, por un pozo de aire, atraviesa el edificio hasta el sótano. Fue colocado allí luego de que un veneciano amigo de Locati le sugirió rematar su obra con un campanario similar al de su ciudad (ver aparte).

"El conjunto, inspirado en la Torre del Moro de la plaza San Marcos, forma un trío con el Palacio Legislativo, que ilustraría la Basílica de San Marcos, y con la Confitería del Molino, que imitaría al Campanile de Venecia", explicó Ramírez. La abandonada confitería y el Congreso son inmuebles emblemáticos de la ciudad, como el Biol, que en 2014 recibió el nombre del ex presidente Raúl Alfonsín.

En los años 30, los primeros tres pisos del palacio se destinaban al Instituto Biológico Argentino, y los demás, a departamentos en alquiler. Al subir en los restaurados ascensores Otis originales, se observa el contraste entre ambos sectores y entre las dos partes en las que se dividía cada piso: en uno, vivía una familia pudiente, y en el otro, cuatro familias de menores recursos.

Los interesados en recorrer este valioso edificio escondido en la zona de Congreso pueden escribir a cultura@agn.gov.ar
Virginia Mejía - PARA LA NACION
Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk
Calificación:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escriba aquí su opinión o comentario.