jueves, 20 de mayo de 2010

Crearon la primera célula artificial

Fue elaborada por el mismo grupo de especialistas que en 2000 secuenciaron el genoma humano. La técnica abre el camino para el diseño de organismos vivos capaces de producir combustibles limpios y acelerar la producción de vacunas, entre otros usos.

Científicos estadounidenses anunciaron esta tarde la cración -por primera vez- de una célula sintética controlada por ADN elaborado por el ser humano, un paso que acerca la creación de vida artificial.

"Esta es la primera especie autoduplicable que existe en el planeta cuyo padre es un ordenador", dijo en una rueda de prensa Craig Venter, uno de los genetistas más famosos del planeta. Desde hace décadas científicos de todo el mundo manipulan algunos genes de animales y plantas, pero es la primera vez que se logra cambiar el genoma completo.

Los autores de la gesta, que publicaron su investigación en la edición de hoy de la revista Science, replicaron en el laboratorio el genoma de la bacteria Mycoplasma mycoides, al que agregaron una secuencia de ADN con una dirección de Internet, para quien desentrañe los misterios de su experimento. A continuación colocaron ese genoma ajeno en la bacteria Mycoplasma capricolum, a la que le habían retirado previamente la mayoría de su información genética. El nuevo genoma pasó a controlar la célula, que comenzó a producir las proteínas que el ADN trasplantado le pedía.

"Esta es la primera célula sintética que se haya hecho y la llamamos sintética porque está totalmente derivada de un cromosoma sintético", manifestó Venter. El objetivo final de los investigadores es instalar en una bacteria un genoma elaborado en el laboratorio que le ordene realizar labores de utilidad para el ser humano.

Synthetic Genomics, una compañía fundada por Venter, ya cuenta con un contrato por valor de 600 millones de dólares con la compañía petrolera Exxon, para producir algas que atrapen el dióxido de carbono y generen biocombustibles. El procedimiento también podría usarse para crear ingredientes alimentarios, vacunas y hasta en la limpieza del agua, mantienen los investigadores. "Esto se convierte en una herramienta muy poderosa para tratar de diseñar lo que queremos que haga la biología. Tenemos una amplia gama de aplicaciones en mente", dijo Venter.

Al mismo tiempo se trata de una invención que abre la posibilidad de eventualmente crear una especie artificial, con toda la carga ética que eso implica. "Este es un paso importante , tanto científica como filosóficamente. Ciertamente ha cambiado mis opiniones sobre la definición de la vida y cómo funciona la vida", afirmó Venter, quien se hizo famoso en 2000 al ser uno de los primeros secuenciadores del genoma humano.

El equipo científico, que trabaja en el Instituto que lleva el nombre de Venter, aspira ahora a sintetizar "la célula mínima que contenga sólo los genes necesarios para sostener vida en su forma más simple", explicó Daniel Gibson. Lo hará retirando fragmentos de ADN uno a uno hasta que se quede el genoma más pequeño posible, que será una plataforma para analizar la función de cada gen esencial para el mantenimiento de la existencia de la célula.

El anuncio de hoy representa la culminación de 15 años de trabajo de este grupo de científicos en la "biología sintética", un campo de investigación nacido de los avances humanos en el control de los genomas.

En 2007 lograron reemplazar el ADN de M. capricolum con el de M. mycoides, y un año después montaron el primer genoma sintético. En el último experimento juntaron las dos experiencias. Primero identificaron la secuencia total de ADN de Mycoplasma mycoides, compuesta de más de un millón de unidades, y le enviaron la lista a la compañía Blue Heron Biotechnology.

Para dejar su marca, añadieron al genoma la dirección de internet a la que debe enviar un mensaje quien lo decodifique, los nombres de las más de 40 personas que trabajaron en el proyecto y algunas citas famosas.

Fuente:
www.clarin.com
Calificación:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escriba aquí su opinión o comentario.