domingo, 2 de mayo de 2010

La Luna, con atmósfera

La Luna, el único Satélite natural de la Tierra ha sido desde los comienzos de la humanidad un objeto de admiración, adoración, investigación e intriga.
Actualmente sabemos mucho acerca de nuestro Satélite, gracias a las innumerables investigaciones que se hicieron sobre ella.

No está demás decir que uno de los momentos más importantes de la historia de la humanidad fue el 20 de Julio de 1969, cuando el Apollo 11 aterrizó en la Luna logrando que el Hombre llegue y pise otro cuerpo celeste - que no fuera la Tierra - por primera vez.

Hay que aclarar que algunas personas descreen de esto, argumentando motivos por demás infantiles e ignorantes...por ejemplo, ¨No se ven las estrellas!!¨...Claro!, por que cuando el Apollo 11 aterrizó, en la Luna, era de día.

El cielo lunar es negro - de día - debido a que el Satélite posée una atmósfera muy débil, contrario a lo que sucede en nuestro planeta.
Aquí, la atmósfera terrestre es la responsable de que el cielo se vea celeste:

Durante el día vemos el cielo de color azul, esto se debe a que la desviación de la luz visible de longitud de onda corta (de 380 nm a 500 nm aproximadamente), como el azul y el violeta, es máxima, lo que provoca que vayan rebotando de partícula en partícula y parezcan llegar como una fina lluvia, y por tanto que esta radiación se presente más. El ojo humano es más sensible al azul que al violeta, además la luz solar cuenta con más azul, ello hace que el cielo no sea violeta, que tiene una longitud de onda más corta. Si miramos al Sol, veremos que tiene un color amarillo rojizo, esto se debe a que la desviación para los rayos de longitud de onda larga, el amarillo y el rojo, es muy pequeña, así que éstos llegan casi en línea recta desde el Sol.

En fin, este post tiene como misión mostrar este trabajo que realice hace varios años, y consiste nada más ni nada menos en imaginar, a la Luna, con atmósfera.

Calificación:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escriba aquí su opinión o comentario.