miércoles, 2 de noviembre de 2011

Detectan en Mercurio grandes depresiones que confirman actividad geológica reciente

Variadas depresiones ubicadas en distintas longitudes y latitudes, con diámetros desde los 18 metros hasta más de un kilómetro y medio fueron halladas en la superficie de Mercurio por la sonda Messenger de la NASA.

También presentan una profundidad de entre 18 a 37 metros, destaca un informe de la agencia espacial estadounidense.

Estos hoyos fueron una verdadera sorpresa, destacó David Blewett, miembro del equipo científico del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins.


Hasta ahora la comunidad científica estipulaba que Mercurio era un lugar que no cambiaba mucho, excepto las transformaciones causadas por los cráteres ocasionados por impactos, explicó el investigador.

Sin embargo, su superficie evoluciona de manera sorprendente, subrayó.

Planeta más próximo al Sol y por ende con elevadas temperaturas, este parámetro es clave para entender el origen de esos huecos, explicó el científico.

Muchos de los hoyos están asociados a montículos o montañas centrales en el interior de los cráteres de impacto de Mercurio.

Ciertos minerales, por ejemplo aquellos que contienen azufre y otros elementos volátiles, serían fácilmente vaporizados por el calor, el viento solar y los micro-meteoroides que Mercurio experimenta todos los días, destacó Blewett en su informe.

Tal vez el azufre se evapore y deja sólo los otros minerales. De esta manera debilita la roca y la hace más esponjosa. Esa piedra puede desintegrarse y erosionar más rápido, lo que sugiere la formación de las depresiones, señaló.

La sonda Messenger fue la primera en entrar en la órbita de Mercurio en marzo pasado y tiene el objetivo de estudiar al planeta. Para ello debe desplazarse a unos 104 mil 607 kilómetros por hora para alcanzarlo y además resistir el calor del Sol.

lac/alb
Calificación:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escriba aquí su opinión o comentario.