viernes, 16 de agosto de 2013

Descubren una nueva especie carnívora en America del Sur, el Olinguito

Científicos del instituto Smithsonian han descubierto una nueva especie carnívora natural de los bosques de Ecuador y Colombia, el olinguito, un animal con una apariencia mezcla de "gato doméstico y oso de peluche", según sus descubridores.

El descubrimiento de este equipo, publicado en la revista 'ZooKeys', supone la primera identificación de una especie carnívora en América desde hace 35 años. El olinguito ya era conocido previamente, pero se había producido un error en la catalogación de su identidad.

El olinguito es el miembro más reciente científicamente documentado de la familia 'Procyonidae', a la que también pertenecen los mapaches o los coatíes. Tiene unos grandes ojos y la piel marrón anaranjada y es muy lanudo.

"El descubrimiento del olinguito nos muestra que el mundo no está todavía completamente explorado y sus secretos más fundamentales aún no han sido revelados", dijo Kristofer Helgen, cuidador de mamíferos en el Museo Nacional de Historia Natural y líder del equipo investigador del Smithsonian.

"Si todavía se pueden encontrar nuevos carnívoros, ¿qué otras sorpresas nos esperan? Muchas de las especies del mundo aún no se conocen y su documentación es el primer paso hacia la comprensión de toda la riqueza y diversidad de la vida en la Tierra", ha añadido.

Los investigadores llevaron a cabo un trabajo de más de diez años hasta dar con este especimen, que además no era el objetivo del estudio. En concreto, el equipo del Smithsonian pretendía estudiar la familia de los 'olingos', especie de animales que viven en los árboles y también son carnívoros.

Inesperadamente, tras el análisis de más del 95 por ciento de las muestras de especímenes de olingos que albergaban los museos --junto con las pruebas de ADN y la revisión de los datos de campo históricos--, dieron con la existencia del olinguito, una especie no descrita.

En un primer momento, el equipo de investigadores percibió que en varios casos, los dientes y el cráneo eran más pequeños y en forma diferente a los de olingos. El examen de los huesos mostró un tamaño igualmente menor, mientras que los registros de campo llevaban a zonas de montaña del norte de los Andes (con alturas superiores a 9.000 metros), diferentes a las habituales de los olingos.

El responsable del estudio, Kristofer Helgen, organizó una expedición para localizar a este nuevo carnívoro. "Los datos de los viejos ejemplares nos dio una idea de dónde buscar, aunque iba a ser difícil. Pero los bosques andinos son tan sorprendentes que incluso si no encontrábamos al animal buscado, también sería útil".

El equipo tuvo un golpe de suerte gracias a la existencia de una grabación de Miguel Pinto, un zoólogo en Ecuador, en la que se podía apreciar un par de segundos al animal. Tras tres semanas de búsqueda, finalmente encontraron olinguitos en un bosque en las laderas occidentales de los Andes y documentaron todos sus hábitos.

Fuente:
EP
Calificación:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escriba aquí su opinión o comentario.