sábado, 28 de abril de 2012

Una Luna de Saturno tuvo su origen en el Cinturón de Kuiper

Las sospechas de los científicos sobre el origen de Phoebe, una de las lunas de Saturno fue confirmada: el satélite se originó en el cinturón de Kuiper, destaca un estudio divulgado en la revista Icarus.

Tras analizar los datos obtenidos por la sonda Cassini de la NASA, los investigadores determinaron que Phoebe evolucionó en los tres primeros millones de años del nacimiento del sistema solar, en la distante región de antiguos cuerpos helados y rocosos más allá de la órbita de Neptuno.

Además, era esférica, caliente y tenía un corazón rocoso y denso, indican los especialistas.

A diferencia de los organismos primitivos, como los cometas, el satélite parece haber evolucionado activamente durante un tiempo antes de estancarse, explicó Julie Castillo Rogez, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

Por su parte, Jonathan Lunine, uno de los autores del trabajo, señaló que al combinar los datos de Cassini con técnicas de modelado aplicadas previamente a otros cuerpos del sistema solar, se pudo aclarar por qué Phoebe es tan diferente del resto del sistema de Saturno. Se encuentra más lejos que ninguna otra y orbita al revés.

Phoebe es de tamaño mediano, tiene un radio de unos 110 kilómetros y fue descubierta en 1898 por un astrónomo estadounidense llamado William Henry Pickering.

Sin embargo, desde hace años, muchos sospechan que su formación no fue a la par de Saturno, sino que fue atraída por la gravedad.

mgt/vm
Calificación:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escriba aquí su opinión o comentario.